Botellita de Jerez (¿Naco es chido?)

Tuvo en lugar en la Cineteca Nacional el estreno de ¡Naco es chido!, un documental ficticio anunciado como “la verdadera historia de Botellita de Jerez”. La sala estaba a reventar, y en su mayoría las butacas lucían ocupadas por personas que ni siquiera habían nacido cuando el álbum debut del trío chilango ocupó espacio en las tiendas de discos, en 1984. Hizo acto de presencia Sergio Arau, director del filme y también guitarrista del conjunto que completan Armando Vega Gil al bajo y Francisco Barrios tras los tambores, quienes también pasaron lista antes de que iniciara la proyección. Durante esta hubo risas y una que otra carcajada gracias a que los protagonistas poseen dotes naturales como comediantes y a lo hilarante del argumento: el hallazgo de un disco extraviado del Uyuyuy, el Mastuerzo y el Cucurrucucú en un basurero. Nada menos que una cinta maestra perdida en el tiempo que ve la luz a deshoras y de paso sirve para el reencuentro del que en la trama se retrata como el grupo más importante del rock hecho en México. Aquí hago un paréntesis inmenso para acotar que la historia “basada en hechos más o menos reales”, lejos del chacoteo, viene a ocupar el vacío dejado por discos ciertamente míticos en la vida real (y funesta) del rock local. De entrada se me ocurre un par de ellos: el supuesto álbum que Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio grabó luego de su redondo mejor logrado, El circo; y el tercer disco de Los Esquizitos, quienes con Rubén Albarrán manufacturaron una colección de canciones que aún sigue sin editarse.

Regresando al trabajo de Arau, resulta incómoda la inclusión de impresiones, digamos serias, y naturalmente adulatorias, por parte de personajes tan distintos entre sí como Gustavo Santaolalla, Carlos Monsivais y Laura Esquivel. A qué obedece esto en medio de una trama tan chabacana. ¿Es que hacía falta colar un tufo de formalidad al asunto? ¿Sergio consideró que hacían falta argumentos sólidos para reivindicar el paso del guacarock por el mundo porque con los discos de los charrockers no es suficiente? Y esto lo pregunto porque al terminar la proyección, y el showcase exclusivo que el conjunto ofreció en las instalaciones del IMER previo al debut fílmico, hubo álbumes de 33RPM a la venta por unos cuantos nostálgicos ansiosos por deshacerse de su tesoro. Todo un hallazgo tomando en cuenta que conseguir un disco compacto del trío, ya no se diga un vinilo, se ha complicado después de la edición del recopilatorio Estuche de peluche. No hay discos, y por lo tanto no existe memoria, a menos que la wikipedia tenga escrito contrario. Es así que, sin un sustento sólido, prácticamente todo puede irse a la basura o postrarse en un pedestal con sólo un clic como pase mágico. En  esa excepcional función cinematográfica muy pocos asistentes estaban al tanto del escarceo que el proyecto sostuvo con la cumbia más barata y con horrendos especimenes del mundo de la farándula; mucho menos de su espíritu sustancialmente punk y visionario, todo embasado de origen. Porque ¡Naco es chido! se queda a medias entre el documental y la comedia, sobreviene el cuestionamiento: ¿no hubiera valido la pena presentar un trabajo sí, desmadroso, pero con información certera, con datos duros como sustento? Y es que los aplausos desmedidos que recibió la proyección de los avances del documental de Café Tacvba, ese sí, fundamentado con hechos 100% verificables, impulsan a creer que alguien debería arriesgarse a ubicar la herencia sonora de Botellita de Jerez donde justamente se merece – bien podría hacerlo Oscar Sarquiz, quien por cierto muestra sus virtudes como actor en la película.

En fin. De momento ya está disponible la historia oficial de los adoradores de Tlalocman y de la deidad Chimalpopunk. Ahora resta atender Nadie puede vivir con un monstruo, la historia de Size en manos de Mario Mendoza. Un documental cuyo trailer lleva rato anunciándose en la red con el rótulo de “próximamente”. Vayamos levantando la mano, ¿cuántos nos apuntamos para pasar del chiste liviano a la broma macabra?

Estándar