Corcobado (No bailes, mejor sangra)

En el documental titulado Joy Division, dirigido por Grant Gee, los compañeros del malogrado Ian Curtis aseguran no haberse percatado en su momento de la pesadumbre que impregnaba las canciones de Curtis. Fue hasta tiempo después, cuando en retrospectiva leyeron las palabras que Ian escribía para el grupo, que lo descubrieron: había que ser idiota para no vislumbrar que el tipo se encontraba al borde del suicidio. Desde esa perspectiva, es inevitable preguntarse quién bailaría sonriente con la música del cuarteto de Manchester, es decir, ¿cómo deshacerse de esas palabras, afiladas como clavos de ataúd, para sacudirse despreocupadamente?

Trasladándose al idioma de Cervantes, ¿a quién está dirigido el cancionero de Javier Corcobado? La respuesta es simple: A nadie. O al menos así responde el autor nacido en Alemania desde la tapa de su más reciente álbum. Y que quede claro; no se trata de un acto de pedantería, todo lo contrario: Javier es un tipo que, aunque no lo parezca, aún siente amor por la humanidad, y no quiere que estas once canciones que achicharran micrófonos produzcan algo similar en los corazones blandos de quienes se atrevan a hacerse los duros jugando al “darkie”. Desde encuentros perversos “En el coño del mar”, pasando por la miseria de un hombre que se dice a sí mismo “Soy un niño”, hasta el dulce embrutecimiento que trae consigo beberse cien mil “Caballitos de anís”, A nadie  se muestra como uno de los picos más altos en la discografía del también novelista y poeta, quien esta vez grabó en México con la ayuda de Gerry Rosado una colección de canciones que incluye un relato con un final estridente (“Francois de vacaciones”), una durísima confesión  -la de saberse no alérgico a la alegría en “¿Por qué estoy tan triste?”- y una severa reprimenda para personajes como Curtis en “Si te matas”: “si te matas, no dejes nota de suicidio (…) deja atrás una larga vida”. ¿Es necesario decir que las canciones de Corcobado, a diferencia de las de Joy Division, definitivamente no se bailan?

Estándar