(El Pink Floyd)

pink

El Pink Floyd se ganó ese apodo porque siempre, sin excusa alguna, llevaba puesta una camiseta del Dark side of the moon a la prepa. Era tartamudo y francamente no recuerdo cuál era su nombre de pila. Lo que sí tengo bien presente es que solía decirme que no me engañara, que eso de ir a la escuela era una pérdida de tiempo pues, inevitablemente, todos terminaríamos ganando tres pesos a cambio de rajarnos la espalda bajo el sol durante más de ocho horas diarias. Cuando contaba esto, a mí me daba risa, ¿cómo podría ocurrírsele tal cosa si mi futuro pintaba de maravilla?
Al acabar la prepa no supe más de él. Sin embargo, me gustaría enterarme si irá a ver a Roger Waters al zócalo. Claro, debe estar muy cambiado, como yo; pero lo reconocería de inmediato por la camiseta y su lento trote verbal. De encontrarlo, le daría un abrazo y le diría, “pinche Pink Floyd, tenías razón cabrón”.

Anuncios
Estándar